El paciente nuestra razón de ser

  • FIS es partícipe activo en un tema muy relevante en la odontología actual: LA “ATENCIÓN INTEGRAL EN SALUD EN EL GABINETE DENTAL”.
    La odontología en los últimos años ha evolucionado de una manera asombrosa, realizando procedi- mientos cada vez más invasivos.
    En FIS, nos hemos convencido que la seguridad del paciente debe estar garantizada en todo mo- mento. Para poder ofrecer esta Atención Integral en Salud, consideramos fundamental el uso de una monitorización que nos garantice la estabilidad del paciente en nuestro gabinete dental.
  • Actualmente FIS, ha creado unos programas de entrenamiento fundamentados en 3 pilares: ÉTICA, SEGURIDAD Y CALIDAD, en nuestros gabinetes dentales.
    Nuestro objetivo además de la formación es lograr abrir un espacio en el ámbito académico, para exaltar la importancia de paciente en nuestra profesión.
  • Garanticemos la seguridad de nuestros pacientes


    Es indiscutible que el dentista de los últimos años ha demostrado su afán en prepararse y estar forma- do en los últimos avances en cuanto a tratamientos odontológicos. Sus ganas de brindar cada día más opciones para solucionar los diferentes problemas orales le hace, en muchos casos, convertirse en un estudiante de por vida. Las Universidades, Sociedades Científicas, casas comerciales, etc., involucra- das en este sector, trabajan para poder ofrecer al odontólogo las herramientas necesarias para poder completar con éxito esta formación que atienda las exigentes expectativas de nuestros pacientes. Es indiscutible la velocidad con que avanza la tecnología. Desde hace unos veinte años nuestra profesión ha tenido una evolución impresionante y en la última década ha sido casi de vértigo. Hemos pasado de ser dentistas que sólo sacábamos muelas a ser verdaderos escultores de la boca, dándole más prestigio anuestra profesión. Sin duda alguna, los más beneficiados de esta continua formación, son los pacientes, pues es por ellos por quienes realizamos todos estos esfuerzos y es en este punto donde me surge una pregunta, ¿nuestra evolución ha ido de la mano con la seguridad para aquellos por quienes nos estamos formando?

    Las personas que nos dan su confianza cada vez que se sientan en nuestros sillones acuden a nosotros para que les solucionemos sus problemas dentales pero en el caso de que suceda una complicación médica durante su intervención ¿seremos capaces de resolver dicha complicación para mantener esa confianza puesta en nosotros? Hoy en día realizamos grandes cirugías en nuestros gabinetesdentales ¿nos hemos preocupado por garantizar a ese nivel la seguridad de nuestros pacientes? Analizando esta situación es donde detecto un profundo vacío que me hace reflexionar y pregun- tarme si además de arreglarle la boca a mi paciente sería capaz de atenderle en el caso de una posible emergencia. La persona que entra en nuestras clínicas da por hecho que está en buenas manos porque somos doctores, al igual que cuando viajamos en avión damos por hecho que nues- tro piloto está preparado para cualquier emergencia durante el vuelo. Pero en nuestro caso, ¿es cierto que los pacientes están en buenas manos? Yo me temo que no, en nuestro caso no.

    En nuestro afán por abarcar todo lo concerniente a la cavidad oral y realizarlo de la mejor mane- ra nos hemos olvidado de lo único y más importante, la vida de nuestros pacientes. No sólo de- beríamos estar preparados para una posible complicación sino que debemos asegurarnos de que nuestro paciente se encuentra estable durante todo el procedimiento. Fue un colega anestesista-in- tensivista, que justo se dedica a proteger la vida del paciente durante los procedimientos, quien me hizo caer en cuenta de nuestro fallo. A nuestros pacientes ¿quién los protege? ¿Quién nos los cui- da durante los procedimientos invasivos que realizamos? ¿Sabemos cómo entró nuestro paciente al gabinete, sus signos vitales básicos? Y al salir de él, ¿sabemos si estos signos siguen estables?.

    Con esta reflexión sólo quiero animar a mis colegas, Sociedades Científicas, Universidades, etc., a reforzar el concepto de atención integral en salud en cuanto a tres pilares fundamen- tales, ética, seguridad y calidad. Devolvamos al paciente el lugar que se merece como priori- dad en nuestra profesión y veámoslo como una persona y no sólo como una boca que arre- glar. Devolvamos esa confianza que depositan en nosotros convirtiéndola en garantía. Atentamente,

    Dr. Gustavo Rodríguez Pinzón Odontólogo-Implantólogo

    Director FIS España

    Dr. Gustavo Rodríguez

Sedación Consciente Inhalatoria, Monitorización y Emergencias Médicas

Calidad y seguridad para nuestros pacientes